LLORAR ESTÁ DE MODA

426634_331273580248184_300992896609586_964845_417242258_n_large
El potencial de las campañas lacrimógenas se ha puestos de moda creando un entorno emocional. Las marcas apuestan por proyectar valores en sus campañas, involucrándose en problemas de la vida cotidiana con el fin de establecer un vínculo más afectivo con el público.

Sadvertising llega al mundo de la comunicación con el objetivo de tocar la fibra sensible de los usuarios. Hoy en #luegomurphy hablamos de cómo las marcas aprovechas las fechas prenavideñas para hacer llorar a los consumidores.

Seguir leyendo